Una alternativa eficaz para perder peso y vivir mejor. 15 de Junio, 2015

“Desayuna como rey, come como príncipe y cena como un mendigo”; no es solo un dicho popular, sino un dicho muy cierto. Cuando se trata de perder o mantener el peso ideal, uno de los mejores consejos a seguir es cenar ligero. El desayuno es la comida más importante del día y debe de ser la más completa, ya que el sistema digestivo tuvo las horas de sueño para restaurarse  y purificarse. Además, todas las calorías ingeridas por la mañana tienen el resto del día para ser quemadas durante las actividades cotidianas. La cena es todo lo contrario al desayuno. Lo que se ingiere horas antes de acostarse no se quema, causando que el cuerpo lo almacene como grasa. Desayunar fuerte y cenar ligero es uno de los consejos más simples y ciertos para la pérdida de peso. Sin embargo, no es recomendable dejar de cenar. No es lo mismo cenar ligero a no comer nada en la noche.

Se recomienda ir cambiando este hábito paulatinamente, aligerando las cenas cada vez más al mismo tiempo que se incrementa la cantidad y calidad del desayuno. Al cenar ligero controlamos nuestro peso, dormimos mejor, nos levantamos con hambre y tenemos las energías necesarias para el trabajo, la escuela o el gimnasio. El secreto para mantenernos en forma está en cenar estratégicamente.

Bibliografía

Daniela, G. (Marzo, 2014). Desayuna como rey, come como príncipe y cena como un mendigo. Recuperado de http://www.edutop.mx/desayuna-como-rey-come-como-principe-y-cena-como-un-mendigo/